sábado, 21 de mayo de 2016

El otro esfuerzo

El otro esfuerzo. El que nadie ve ni valora. El de esperar por los demás.
Quizá el cuento de la liebre y la tortuga está sobrevalorado. Quizá la liebre no era tan "malvada" porque hubiera podido llegar la primera sin problema pero "por no dejar mal a la pobre tortuguita" finalmente todos terminaron riéndose de la liebre, que para eso ya nos la pintaron como burlona antes de empezar.

Voy a aprovecharme del ejemplo que en la pasada jornada para docentes organizada por ALAC utilizó uno de sus ponentes: Ángel Pérez Pueyo, porque creo que es un clarísimo ejemplo de algo que podemos entender claramente todos aunque quizá no sea el más...¿bonito? Veamos.

Muchos de vosotros sufriréis estreñimiento y otros seguramente no tendréis ningún tipo de problema a la hora de ir al baño. Para los estreñidos es una odisea ir al baño, casi hasta un trauma a veces (lo digo porque lo sé), necesitas más tiempo que nadie, más "esfuerzo" que otros y al final a veces ni así lo consigues. Para "ayudarte" puedes tomar fibra, naranja en ayunas, un vaso de agua tibia también en ayunas. A veces el café también ayuda....
Para los que no lo sufren simplemente....la vida es bella, o eso nos parece a los demás ¿no?


Imagen tomada de internet
Vale, pues una vez puestos en situación nos vamos al mundo paralelo este en el que yo vivo y nos vamos a imaginar que los estreñidos son los "normales" y los muy estreñidos, aquellos a los que les cuesta más, y esta vez los que no tienen problemas serán las personas con Altas Capacidades y entre ellas las superdotadas.
Bien, como lo "normal" es ser estreñido, las personas que no tienen problema para hacer sus necesidades van a tener que aprender a esperar. ¿Por qué? Porque es lo normal, porque sino los otros, pobrecitos, se sentirán mal viendo lo fácil que es para ellos y pensarán que algo están haciendo mal. Los que no tienen problema no entienden nada pero claro, si es normal, igual el problema es suyo así que intentan aguantarse. Por supuesto les cuesta porque no tienen problema y el aguantarse es un "esfuerzo" que los otros no entienden y ellos no saben como explicar así que puede ser que se enfaden. Pero alguien les insiste, vamos, si puedes hacerlo bien seguro que puedes aguantarte porque los estreñidos no pueden hacerlo bien y ahí están esforzándose por hacerlo (aquí podéis ir imaginando caras de emoticonos sorprendidos)
Un día, los que no tienen problemas, descubren que, además, para ayudar a los estreñidos a que mejoren (ya no entienden que si el objetivo es que lo hagan y ellos ya lo hacen les digan que tienen que aguantarse pero intentan entender ¡qué remedio!) les dan fibra, naranjas, mermelada de ciruelas y piensan: "Si a ellos les dan todo eso para que lo hagan ¿por qué a nosotros no nos dan algo para que podamos aguantarnos más? Creo que el chocolate ayudaría" Y si se les ocurre comentar en alto este pensamiento ya la hemos liado: "Mira qué cara más dura, encima de que no tienen problemas piden chocolate", y mientras los que piensan así, y ayudan a los estreñidos, los otros se van enfermando por no dejar a su cuerpo trabajar como debe e incluso pueden ser "acusados" de no entender a los estreñidos y el esfuerzo que deben hacer, cosa que los estreñidos aprovechan para burlarse de ellos con esos adultos apoyándoles. Y así, nadie entiende el graaaaaaaan esfuerzo que hacen los que tuvieron la desgracia, que en realidad no sería una desgracia pero los demás han convertido en ello, de "cagar bien y sin problema" y podéis perdonarme la expresión o no, pero la verdad que los padres de niños y niñas con Altas Capacidades creo que ya no sabemos como explicarlo.

Personalmente pienso que la necesidad de aprender en los niños es tan innata como la necesidad de alimentarse, de ir al baño y de descansar. De hecho, a los pocos días de nacer, el bebé "aprende por sí mismo" (no por sobreestimulación) que cuando llora o mete esos ruiditos que él no sabe todavía que llamamos "llorar", alguien viene y satisface sus necesidades de alimento, limpieza o incluso afecto, que es otra necesidad muy importante que me olvidé añadir. Incluso cuando nace si le ponen al pecho lo "busca" y "aprende" a encontrarlo. Y lo mismo que a unos les gustan más los macarrones y a otros las lentejas, lo mismo que unos comen mejor y otros peor, lo mismo que unos son más estreñidos y otros no tienen problema, lo mismo que unos necesitan más horas de descanso y otros menos, lo mismo que unos son más cariñosos y otros menos, lo mismo que todo eso, unos aprenden más deprisa y otros más lento, a unos se les dan mejor unas cosas y a otros otras y nada es mejor ni peor, simplemente DI-FE-REN-TE. ¿Por qué le cuesta tanto a la gente meterse esto en la cabeza?

4 comentarios:

  1. Poque a la gente normal "no se les ha explicado" desde que nacieron que hay gente diferente y que TODA esa gente necesita ayuda. Esa es mi humilde opinion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues habrá que seguir intentando explicar aunque no todo el mundo quiera escuchar y a veces nos cansemos ¿verdad? ;)

      Eliminar
  2. La nota me tocó doblemente jajajaja. Además de ser inteligente, siempre tengo que aguantarme y esperar el baño en casa xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pobre, entonces seguro que lo has entendido perfectamente 😉

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...