miércoles, 24 de junio de 2015

Vacacioneeeessssss

Por fin llegó el día ¡qué bien!! Además, este año lo celebramos de manera relajada, no con el ansia y necesidad de otros cursos, ¡ufff, menos mal! Así es más tranquila :)
Este año lo veo de otro color, como ya sabéis tengo algunas amigas maestras, algún amigo también pero no sé por qué parece que a ellos no les hacen regalos. Tampoco es que yo esté muy por la labor y moda de regalar cosas a los maestros a fin de curso, pero he de reconocer que me ha gustado ver los detalles que han tenido con mis amigas que, demuestran una vez más, que hay profes buenos. No me fijo tanto en las cosas materiales como en las palabras de cariño que pueden dedicar madres o alumnos, por ejemplo, las mamás de una amiga que dio clase en infantil y este año se cambia de ciudad le dedicaban entre otras unas palabras así:

"Gracias porque tu calidad humana supera a tu calidad profesional.
Y sobre todo , GRACIAS por quererlos tanto como ellos a ti"

A otra de ellas, de primaria, le decían:

"Que suerte hemos tenido de que el destino te haya puesto en nuestro camino"

Y a una de ellas, sus alumnos de ESO la emocionaban pidiéndole que les volviera a dar clase el próximo curso:

 "¿Vas a estar aquí el año que viene? Cógenos, anda"

Y entonces recuperas la fe, y creo que muchas madres necesitan ver cosas así, pero de verdad, todos los padres quieren y necesitan maestras y maestros que les hagan sentir así, y no digamos los alumnos. Todo esto me recordó las lágrimas que derramamos mi compañera y yo al finalizar las prácticas. Recuerdo algún peque que hoy estará en la Universidad y que me decía: "Llévame donde tú vayas", casi había olvidado que incluso hubo uno ¡con 5 años! que me riñó en una ocasión cuando volví a verles porque había tardado demasiado en regresar...

Pero no sólo se despide uno de los profes. En la clase de mi hijo pequeño ha habido lágrimas, y no por la maestra que también se irá probablemente este curso y con la que sólo han estado desde febrero, sino por un compañero que tiene que cambiarse de ciudad porque sus padres llevan demasiado tiempo sin trabajo y al parecer les ha salido algo en otro lugar por lo que no volverá el próximo curso. Me decía mi hijo que su compañero se ha pasado llorando al menos media hora, así que le había regalado el bizcocho que ayer hizo su padre para la fiesta de fin de curso y que había sobrado en clase. No era la misma emoción y más sabiendo que su situación es parecida y no sabemos como terminará.
Pero llegó el tiempo de jugar, de disfrutar del momento, porque este pequeño mío se lo traga todo para adentro y es lo difícil. Porque cuando ya no puede más, pierde el control y en un momento la lía, pero en realidad ha estado aguantando más de lo que pensamos o creemos. Mi peque es muy grande y yo sé que sufre, todos en casa lo sabemos. A veces necesita cosas y no las pide para que no nos preocupemos ni gastemos:
-"Mamá, si por mi fuera sabes que no gastaríais ni un euro, ni uno"
-"Si hijo, pero hay cosas que necesitas y quiero que me las digas. Sabes que haremos lo imposible y tú eres un niño, no dejes de disfrutar, no te preocupes de las cosas de los mayores porque ahora somos nosotros los que tenemos que solucionarlo"
Y entre él y su hermano, piensan en maneras de buscar soluciones y nos animan cuando desesperamos...¿no son un regalo? ¿no merecen lo más?
Lo siento, me he ido por donde no debía, pero no voy a borrarlo porque sé que hay más familias como la nuestra ahora, familias con niños de Altas Capacidades (y también con niños normales, y niños con problemas y todo tipo de familias) que no son millonarias, porque aunque muchos lo crean alta capacidad no se refiere a "alta capacidad económica", por eso muchas veces me enfado cuando algunos piensan o dicen que lo tenemos fácil, me río cuando hablan de "elitismo" con las altas capacidades, Elitismo es que tus hijos no reciban una educación de calidad por no poder pagarla, porque las personas no se dan cuenta que la educación pública la estamos pagando todos y es lo justo para todos los niños que sea de calidad, porque es un derecho constitucional, la ley de leyes de este país, la ley que todo el mundo quiere cambiar pero nadie cumple, así que ¿para qué molestarse en cambiarla?
Algo así ha ocurrido en Madrid con esa vergonzosa orden BOCM 1493/2015 que ha movilizado a personas de todas partes ¿Cómo se puede permitir que las leyes vayan para atrás en lugar de avanzar? ¿Quién se encarga de redactarlas? Y sí, es cierto, muchos están tan cansados de ver que por mucha ley que haya sus hijos siguen sin estar atendidos, están cansados de esperar (algunos durante años) una simple evaluación que les da igual la ley...La verdad que yo me pongo enferma cada vez que pienso en la LOMCE, posiblemente la peor ley de educación que jamás ha habido en este país.
Siempre me habréis leído que pienso que la educación es cosa de maestros y padres, me parece vergonzoso tener que recurrir a tribunales para la educación de nadie...quizá se podría hacer como ellos, cambiar el sentido de las frases y cuando dice que se tendrá en cuenta el "rendimiento excepcional" se podría preguntar "¿por qué un alumno no llega a rendir excepcionalmente?" Pero evidentemente entraríamos en una lucha contra los profes que deben ser nuestros aliados. Del mismo modo la LOMCE, da facultad a los profesores para que, en lenguaje vulgar, "lo que ellos digan va a misa" con lo que las leyes, que tratan de defender determinados casos que sí es cierto que ocurren, acaban de nuevo poniendo en contra a quienes han de estar unidos.

Regalo de una maestra a su alumno (mi hijo)


Por eso, una vez más, tengo que aplaudir a todas esas personas que no necesitan una ley en la que escudarse y consiguen que no sea necesaria, a esos maestros que se preocupan por cada uno de sus alumnos (tarea bien difícil porque creo que es prácticamente imposible agradar a todos) y que incluso tienen un detalle con ellos al despedirse. A esos orientadores, que también los hay (aunque nos gustaría que fueran más), que se preocupan de identificar las necesidades de cada niño o niña.



Vuelvo a aplaudir a todos esos padres y madres valientes que luchan contra todo y contra todos solamente porque tuvieron lo que unos por desconocimiento envidian y otros no entienden pero que saben que "simplemente es lo que me tocó, yo no le enseñé nada...¡jamás podría enseñarle tanto como pide!". Los que yo llamo siempre los padres más incomprendidos.
A los que tratan de asumirlo poco a poco, a los que llegan a este mundo completamente perdidos y a los que nos apoyan y enseñan para que nosotros sigamos el camino. A los que nos animan para que enseñemos a nuestros hijos a continuar el esfuerzo de hacer entender esta realidad para que no les toque lo mismo si un día tienen hijos con las mismas capacidades.
Y también a los padres y madres que, como Rakel, Silvana y Paulina, van un paso más allá y, a pesar de que sus hijos están siendo "un poco mejor atendidos" en algún caso, nos demuestran con sus palabras y lo vivido que esa es la prueba de que pueden atenderse, que sí hay recursos, que sí hay posibilidades, que sí se sabe y que sí se puede, y se podría y DEBERÍA hacer con todos los alumnos de Altas Capacidades de este país y, del resto del mundo también. Ellas tres han creado un nuevo blog que llega con fuerza y que os invito a visitar aquí:

AA.CC. La rebelión del talento

Y también APLAUDO, y esta vez en mayúsculas, a todos esos niños, niñas, adolescentes e incluso adultos que por tener una capacidad diferente, algo que se supone una "suerte", tienen que soportar cada día el sentirlo como una desgracia, no porque lo sea, sino por cómo les hacen sentir.

                                                             ¡FELICES VACACIONES!!





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...