sábado, 2 de mayo de 2015

De como fracasa el sistema educativo pero la escuela no...o algo parecido

Creo que es la vez que más tiempo he estado ausente. Lo siento por los que soléis leerme pero necesitaba un descanso y, además he estado un poco "perdida", quizá un poco en la fase esa de "mis hijos son muuuuuuy normales ahora" así que a pesar de que siempre tienen sus "cosillas" con las sensibilidades lo vamos llevando bien.
Total, que además del descanso no sabía muy bien que escribir, o se me llenaba la cabeza de muchas ideas (pero pequeñas) que no conseguía plasmar por escrito.
Últimamente es como si todo volviera a "empezar", vuelvo a ver y escuchar las mismas preguntas, las mismas dudas, los mismos problemas...y lo peor de todo: las mismas soluciones (sí, lo que estáis pensando: ninguna)
Creo que el sistema educativo está fracasando, pero aún así, la escuela sigue haciendo "su labor": crear seres no pensantes que se limitan a copiar, repetir, "tararear", aprobar y pasar de curso...es como si fuera el "trabajo de nuestros peques" y, no sólo los de altas capacidades, sino que muchos alumnos y alumnas confiesan aburrirse en clase. ¿No es triste?
Es verdad que no es siempre así. Por ejemplo, el otro día estuvo mi prima en casa. Tiene dos hijos y la pequeña está en el último curso de Infantil. Mientras estábamos hablando con ella mi marido le preguntó:
- Y ¿qué tal el cole? ¿Te gusta?
Su respuesta:
- Síiiiiiiiii....¡me encanta! Aprendo muchas cosas: inglés, matemáticas...y mi profe es geniaaaal.

Nuestra cara tuvo que ser un auténtico poema. Mi prima se apresuró a decir que es que tenía una profe muy buena y yo no pude más que decirle que no recordaba cuando fue la última vez que escuché a un niño decir que le ¡encanta! el colegio, y menos aún con ese entusiasmo...Eso sí, las pocas veces que ocurre SIEMPRE la razón es la misma: Es que el/la profe es muy bueno/a

Siempre he dicho que la "buena" educación (en el sentido escolar) no depende del centro en que inscribas a tu peque, sino del profe que te toque, triste pero muchos sabéis que así es. Hay maestros y maestras geniales en la pública, en la concertada y en la privada, y los hay peores en todas ellas también. Sabéis que siempre suelo defenderlos porque su trabajo no es tan fácil como muchos piensan, y siempre digo que hay que aplaudir y valorar a esos buenos para que otros sigan su ejemplo pero nuestro sistema falla por muchas causas...demasiadas. (Como tantas otras veces digo esto sólo es una opinión personal que tengo en este momento y que, ojalá alguien tenga los suficientes argumentos como para hacerme cambiar de idea)

Aparte de que el sistema falla porque lo implanta el gobierno de turno y no los agentes educativos a los que ni siquiera se tiene en cuenta (así, ¿qué vamos a esperar?), también fallamos todos los que formamos parte del sistema: maestros, padres, orientadores... ¿Por qué digo esto? Porque en lugar de estar cada vez más unidos lo que hacemos es alejarnos más. Sólo sabemos buscar culpables y quejarnos, pero nunca nos unimos a buscar soluciones que es lo que necesitamos.

Durante la jornada que celebramos en marzo en León hablé con algunas personas de educación que conocía, bueno algunas sí y otras no, y les comenté mi "problema": No quiero atravesar la puerta del colegio a menos que sea por causa mayor porque pasar al otro lado significa problemas. No puedo hablar con la tutora de mi hijo, ni siquiera para preguntarle como va, primero porque yo misma tengo miedo de lo que pueda "pasar" después, porque sólo pregunto para saber si hay algún problema, si va bien y pienso que están esperando que me eche encima diciéndoles que son ellas las que lo están haciendo mal...vale, quizá sea susceptibilidad mía, pero las caras y palabras a la defensiva a veces hacen pensar. Una de estas personas de educación me dijo cual podría ser una de las causas, algo que nunca se me había pasado por la cabeza y que me dejó pensativa y...no sé si más decepcionada y con ganas de seguir en mis trece de no pasar "al otro lado":
- Tú ya eres conocida, ya no eres "la madre de", ahora además eres la presidenta de una asociación de niños de Altas Capacidades, tienes mucho conocimiento sobre el tema y puedes hacer surgir toda la inseguridad en los maestros que no están tan formados en el tema como sabes
- Pero yo no les digo lo que tienen que hacer, yo les digo lo que a mi me falla, lo que no creo que les salga bien e intento ayudarles diciéndoles eso que sé, pero no con mala intención, ni queriendo que se sientan mal sino con la de ayudar, sino ¿de qué sirve lo que he aprendido?

No lo sé todo, creo que cada vez sé menos incluso, y muchas veces es que creo que ni quiero saber...bueno, quizás no tanto porque no me arrepiento de lo aprendido, pero...en fin, que es muy difícil.
Mis hijos han asumido que esto "funciona así" y que para conseguir ciertas cosas hay que "pasar por ahí". El lado bueno: estar con los amigos; lo demás: un aburrimiento...menos cuando toca algún profe bueno que sabe encenderles la chispita y a mi me darían ganas de abrazarle, pero mejor ni me acerco no vaya a ser que piense cualquier otra cosa.
Por eso digo que el sistema educativo fracasa, porque no va con los tiempos, pero la escuela sigue haciendo su labor, porque los niños "aprenden" a seguir la... "¿rutina?"

No digo que todo sea malo porque tampoco quiero que mis hijos hagan lo que les de la gana, tienen que aprender a ser responsables, a "aguantar" algunas cosas que no les gustan porque después, en la vida, les tocará vivir muchas cosas que no les gustarán. Tienen que aprender a convivir con los demás, a ser tolerantes, respetuosos, empáticos...y esas cosas se aprenden conviviendo con los demás. Es cierto, que con su sensibilidad son capaces de ponerse del lado de otros en muchas ocasiones, pero otras, les cuesta más. A veces intensifican lo que alguien les ha dicho o hecho y hay que hacerles ver si las cosas son así o si están "distorsionando" un poquito la realidad. Por ejemplo, con mi hijo mayor me ha pasado varias veces que se enfada por comentarios que le hace algún profesor, dice que le tiene manía, que mira lo que le ha dicho, y yo le pregunto si se lo ha dicho a alguien más, por qué se lo ha dicho...en fin, intento que reflexione porque yo también necesito saber lo que ocurre, a veces si le escuchas de primeras, irías a hablar con ese profesor para ver por qué le ha dicho eso, pero cuando él se da cuenta o te dice que, en realidad el año pasado ya se lo dijo a otro, o que otro día se le escapa que le ha dado la enhorabuena por otra cosa, empiezas a tomarte las cosas con más calma y a entender que está aprendiendo a conocer y conocerse, así como a formar su personalidad en esta difícil etapa de la adolescencia. Muchas veces, lo único que necesita es soltarlo todo para quedarse a gusto. Es más, alguna vez cuando termina se lo digo: "¿Te habrás quedado a gusto por lo menos no? Porque ¡vaya tela!!" Y riendo me dice: "Pues no, todavía no....bueno, un poco sí", jajajajaja...Y es que no podemos perder lo más importante, el sentido del humor.

En fin, que pienso que la educación lo tiene difícil porque lo primero que tendría que cambiar es la sociedad entera, pero que culpándonos unos a otros las cosas irán peor todavía. Ni todos los padres son estúpidos, ni todos dejan a sus hijos en el cole para que les aguanten, muchos padres tienen problemas, no tienen, ni tienen por qué tener conocimientos educativos, los "expertos" son y deberían ser los maestros, y cuando digo expertos, hablo de profesionales. Cuando un maestro es un "profesional" es de esos que llamamos "buenos" y entonces la escuela y con ella el sistema funciona, pero cuando un profe está ahí para ganarse un sueldo, está en su derecho como dicen muchos, pero estamos hablando de educación, algo muy importante y serio, y es la educación la que merece un respeto, más que el respeto a los maestros se debería respetar la educación, porque sólo así, esos "peores" maestros serían vistos mal por sus propios compañeros y serían los que se verían apartados por ellos también y no como ocurre en muchas ocasiones, que los buenos se callan, que los malos las pagan con los alumnos (que sí, que es cierto que pasa), que los padres no tendrían que denunciar a ningún maestro ni a ningún colegio porque no cumple con las leyes. Si se respetase la educación, eso no llegaría a ocurrir. Que cada uno tiene que ser responsable de su parte y que maestros y padres, aunque es muuuuuy difícil, deberían darse cuenta que buscan lo mejor para esos niños que el día de mañana pueden ser quienes nos cuiden, quienes nos curen, quienes nos gobiernen y miles de cosas más...Que deberíamos ser más serios ya y dejarnos de tanta tontería porque estamos, no perdiendo, sino destrozando lo mejor que tenemos, la oportunidad que nos da la vida de crear un futuro mejor sembrando y cuidando como se merecen las mejores semillas que tenemos.

Y ya que estamos, aprovecho a desearos un feliz día de la madre mañana. Lo mejor será sin duda poder abrazar a la mía y recibir el abrazo de mis hijos, pero no quiero olvidar a todos y todas los que miraréis al cielo o preferiréis no pensar el día que es por no tener cerca a una persona tan importante. Para todos vosotros mi abrazo virtual y todo el cariño.


Imagen tomada de bancodeimagenesgratis.com añadiéndole la frase

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...