jueves, 8 de noviembre de 2012

¿Es problemático que un niño sea superdotado?

Un grupo de profesores de la Universidad de Oviedo, dirigido por Pontón Álvarez y Fernández, Fernández Revista Bordón, 54 (2002) (números 2 y 3) realizó un estudio para conocer la situación educativa de los alumnos con altas capacidades. Uno de los procedimientos para recabar información fue entrevistar a los padres y al final interpretaron los resultados como:

"Las familias pueden llegar a asociar altas capacidades con problemas, ya que la identificación no aporta ninguna medida específica y en la mayoría de las ocasiones solo sirve para que se altere la relación familiar y que se creen demasiadas expectativas".

Si los padres creen que tener un hijo de Alta Capacidad es un problema, probablemente reaccionarán evitando la identificación e, incluso, dejarán de estimularle en el ambiente familiar, pero...

¿es problemático que un niño sea superdotado?

C. Jiménez, respondía así a esta pregunta:

"En principio, no. Son niños normales con un desarrollo cognitivo más precoz, que favorece el que aprendan a mayor ritmo, con mayor profundidad y amplitud que sus compañeros y hermanos de edad similar, sobre todo si trabajan en temas que atraen su interés y encuentran en profesores y padres el apoyo y estímulo adecuado. Que puedan aprender con buen ritmo y calidad no quiere decir que lo logren.
La educación es un asunto complejo. Los superdotados son chavales con menos problemas que la mayoría, lo que ocurre es que no es un grupo homogéneo, y algunos de estos chicos tienen o pueden llegar a tener problemas de diverso tipo y gravedad. Hablar de superdotados y normales, es una primera forma de diferenciar entre las características que concurren en estos dos grandes grupos y tiene su fundamento y sentido. Sin embargo, es demasiado simple.
La alta capacidad encierra manifestaciones múltiples y complejas no fácilmente observables en todos los casos. Hay alumnos muy creativos; otros muestran altos intereses científicos e inteligencia; otros destacan en un ámbito particular. Algunos manifiestan tempranamente la capacidad y el interés, otros la manifiestan más tarde y algunos no llegan a manifestarla y se evidencia a raíz de algún estudio por fracaso escolar, por ejemplo. Además, el ritmo y el nivel del desarrollo puede ser más o menos homogéneo en las distintas facetas o puede aparecer con fuertes crestas y valles.
Hay chavales con una inteligencia tan extrema que están expuestos a problemas sociales y emocionales; suelen ser poco queridos por compañeros y profesores; no aprenden a desarrollar hábitos de trabajo y su trayectoria escolar puede ser difícil y hasta desastrosa".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...