lunes, 15 de septiembre de 2014

Los superdotados están sobrevalorados

Todos los años suelo contaros lo que hemos hecho durante el verano. Es como aquellas redacciones que nos mandaban en el colegio al regresar de las vacaciones y que no es que me gustasen mucho.
A mi hijo tampoco le gustan porque se avergüenza cuando algunos de sus compañeros cuentan sus peripecias por paraísos tropicales o países lejanos. Creo que esas cosas han pasado siempre.
Bueno, el caso es, que a pesar de no gustarme mucho, lo he hecho cada comienzo de curso en el blog y este lo he estado pensando y he decidido repetir. ¿Por qué? Pues muy sencillo, para que la gente pueda ver que mis hijos no pasan el verano haciendo cursos en la NASA, ni en centros especializados que desarrollan su cerebro.
Este verano ha sido muy tranquilito. Todos necesitábamos relajarnos muuuuuuuuuuuucho, así que hemos hecho cosas sencillas. Algún día de piscina, otro par de días a la playitas de León, que para los que no lo saben son las de Asturias ;)
También hemos ido al cine de verano que es al aire libre dos o tres veces:


Además el cine de verano es gratis, y con unas gominolas se pasa un buen ratito.

Algo un poquito más especial fue un taller de cómic e ilustración que hicimos en las fiestas de un pueblo cercano y que impartía Juárez, uno de los dibujantes de tiras cómicas en uno de los periódicos de la provincia:


Yo también lo hice y me lo pasé pipa aprendiendo a dibujar cosas así:


Pero el artista es el artista y, además, le dio muy buenos consejos al pequeño apasionado del dibujo (y los vídeo juegos)


Cada día después de comer practicábamos el cálculo mental...Ya estaréis pensando ¡eso no es normal! ¿ves? jajajajaja...Pues sí, cada día practicamos el cálculo mental jugando a la escoba ¿Conocéis ese juego de cartas? :)


Además se fueron unos días al pueblecito de la montaña donde los abuelos suelen pasar el verano. Allí desconectan de maquinitas, están todo el día en la calle y se lo pasan genial con sus amigos de edades diferentes


Por supuesto el mayor no dejó en ningún momento, ni siquiera allí, de practicar su pasión: la música


Y aprovechó a enseñar a su primo que también se está aficionando



Cuando regresaron, como a mi me parecía que no habíamos hecho nada especial, probamos a preparar unos helados de gominolas que había visto por internet. Pero vamos, que cualquiera puede hacerlos y probar. Es una sensación extraña la gominola medio congelada,jejeje





Así que, cómo veis, creo que no hacemos nada demasiado especial, aunque sí muy importante: disfrutamos de la tranquilidad del verano, de la libertad de horarios, de los amigos y el poder disfrutar del aire libre, de nuestras aficiones y de la familia y, si además te quedan ganas, puedes aprovechar a probar algo nuevo y diferente y te endulzas un poquito más la vida.

Y ¿por qué entonces el título de esta entrada? Porque esta frase me la dijo mi hijo esta tarde. Muchas veces nos preguntan cómo lo hemos hecho para tener ¡¡dos!!! superdotados, y preguntan quien de nosotros lo es, o si lo somos los dos...No sabemos que hemos hecho, no lo hemos buscado, no hemos hecho nada especial o eso pensamos...Hablando con ellos, mi hijo mayor me dijo eso: "Mamá, es que los superdotados estamos sobrevalorados" 
Quizá eso fue lo que terminó de decidirme a escribir esta entrada.


2 comentarios:

  1. un veranito genial para descansar, hacer lo que te gusta, lo que te apetece, desconectar y recargar pilas... ahora al tajo... animos y fuerzas para este nuevo curso que comienza....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente Maria. Aquí ya estamos al pie del cañón.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...