miércoles, 26 de febrero de 2014

Adultos superdotados. Entrevista a una psicóloga.

Supongo que a la mayoría os habrán preguntado en alguna ocasión si vosotros también sois superdotados una vez identificados vuestros hijos. Quizá vosotros mismos lo habéis pensado alguna vez.

Muchas veces a estos pensamientos yo he añadido el: “qué más da si lo soy, yo no necesito saberlo ahora”, pero sí que me he preguntado qué hubiera podido pasar si no hubiesen identificado a mis hijos, si hubiera llevado las cosas del mismo modo, si ante los problemas surgidos hubiera actuado de la misma manera…y creo que realmente no, que probablemente me hubiera equivocado más porque seguramente no entendería tantas cosas y supongo que del mismo modo les pasará a ellos. Por eso mismo muchas veces cuando pregunto a mi hijo mayor él me dice que le ha servido para conocerse y saber que “no es raro” sino diferente.

Así que esta vez me propuse hacer una entrada diferente y preguntar a alguien sobre esto. Se me ocurrió repetir la idea de la entrevista, como hice en su momento con nuestra maestra Pilar, así que hoy os traigo a Sonia M. Blanco, psicóloga que está adquiriendo una gran experiencia en el tema de las altas capacidades debido entre otros motivos a los diagnósticos de sus hijos.

Como imagino ya sabéis, Sonia participa en varios blogs y páginas llenas de propuestas interesantes, pero yo la conocí al principio por su "Hablando en confianza"

Podría extenderme un montón hablando de ella pero os dejaré sus enlaces al final para que podáis visitarlos.

De lo que me apetecía hablar con ella y compartir con vosotros era de los adultos de altas capacidades, o lo que para muchos ya podrían llamarse superdotados porque a la edad adulta ya está más que cristalizada la superdotación digo yo ¿no?

Pero para no enrollarme mejor os dejo las preguntas que se me ocurrieron y las respuestas que me envió. A Sonia afortunadamente ya la conozco en persona (a Pilar al final también la conocí)  pero el correo internauta sigue siendo una grandísima y sencilla manera de comunicarse hoy en día.

                                                                                                                                                                   
                                                             ADULTOS SUPERDOTADOS.


- ¿Por qué es o puede ser importante para un adulto saber que es superdotado? 

Pienso que es importante no tanto por una cuestión de conocer cuál es nuestra etiqueta, sino más bien por afianzar más el conocimiento acerca de uno mismo. Un aspecto fundamental a la hora de conseguir un desarrollo pleno precisamente es el de encontrar dentro de un@ mism@ aquello que puede resultar una respuesta lo más acertada posible a muchas de las preguntas que pueden ir surgiéndonos a lo largo de todo nuestro ciclo vital. Obviamente si entendemos la superdotación como una manera diferente de enfocar y de sentir la vida, la propia existencia, de analizar todo lo que nos rodea, de procesar la información... esto hace que sea importante conocer el porqué acontece todo esto dentro de nosotr@s mism@s.


- ¿Qué podría hacerle pensar que lo es? ¿Qué características crees que podrían definirlo? ¿Serían las mismas que, por ejemplo, a su hijo/a?

Es bastante frecuente percatarse de la posible condición de AC a través de la identificación de alguno de los hijos/as. En ocasiones se describe lo observado en el niño como una especie de reflejo de la propia infancia. Esto es un aspecto a tener en cuenta, pero al mismo tiempo, también ha de ser tomado con cierta cautela, no tanto por el padre o la madre, sino más bien por evitar proyectar los propios deseos y anhelos sobre l@s niñ@s. Lo cierto es que una sensación bastante común que se produce en el momento en el que una persona adulta empieza a sospechar de su propia condición de AC, es la de “estar encajando piezas” que se hallaban inconexas a lo largo de toda su vida. Empieza a comprender el porqué de  muchas de sus vivencias, de sus sensaciones y a percatarse de que la explicación a todo ello no es simplemente la de “ser una persona diferente y rara”. Se han hablado en diversas ocasiones acerca de las características propias de las AA.CC. en las personas adultas: sentido del humor un tanto peculiar, inconformismo ante normas consideradas como injustas, perfeccionismo, sensación de “no encajar” entre sus supuestos grupos de iguales, etc... y de manera especial, el sentimiento de poseer una sensibilidad especial, que abarca tanto a aspectos más puramente perceptivos (ver las cosas con otro prisma diferente al que suelen verse por la mayoría) como aspectos emocionales, llegando incluso a sentir en numerosas ocasiones que sus emotividad les desborda en todos los sentidos (positivos y negativos).


- Los niños superdotados destacan sobre todo por su hipersensibilidad. ¿Cuál crees que sería la característica más destacable de un adulto superdotado? ¿La misma o quizá otra?


Probablemente sea de la misma naturaleza, aunque lógicamente con el paso del tiempo y la vivencia de las distintas experiencias, esta característica se haya ido modificando, adaptando a las circunstancias. Hay que considerar que en la mayoría de las ocasiones, la expresión de ciertas emociones han sido educadas de manera no adecuada, e incluso censuradas de una u otra forma. Lógicamente, esto puede conllevar que el proceso de aprendizaje de gestión de las mismas haya transcurrido por vías poco adecuadas para la propia persona, y obviamente también para aquellas que conviven directamente con ella. Probablemente todos hayamos oído alguna vez esa metáfora relacionada con el globo que va siendo inflado progresivamente hasta que llega un momento que explota... precisamente puede llegar a ser una sensación muy común de manera especial en las AA.CC. Se habla en ocasiones de la importancia de aprender a “controlar” las emociones. En mi opinión lo que hemos de aprender es a gestionarlas adecuadamente, es decir, identificarlas, entenderlas y conocer que su expresión irá en muchas ocasiones en función de nuestro propio estado de ánimo (lo interno), y en otras, en función de lo percibido (lo externo).

- ¿Cómo suele reaccionar un adulto cuando “descubre” que es superdotado? Imagino que se sorprenderá o quizás ¿ya lo sospechaba?

Hay gran diversidad de reacciones. Lo cierto es que la reacción suele ser más bien de sorpresa, especialmente porque hay que considerar que seguimos manejando mucha información equivocada y basada en prejuicios en torno a la superdotación.
Puede haber personas que piensen que no es posible, puesto que fracasaron en su etapa escolar. Otras piensan que “con lo mal que se me dan las matemáticas, es imposible que sea superdotad@”. Incluso hay ocasiones que se posee una autoestima bastante dañada, con lo que aunque se asuma la condición de superdotación, frecuentemente se tiene la sensación de ser una especie de “fraude” para los demás. Las reacciones, en realidad pueden ser muy distintas, aunque sí que suele ser común una cuestión: la relativa a haber vivido ciertas situaciones con “normalidad”, pensando que eso era lo común para la mayoría (leer de manera muy precoz, poseer una sensibilidad especial, capacidad de empatía muy desarrollada , etc).

 - A muchos padres de niños con AC nos suelen preguntar si nosotros lo somos también por eso de la genética, y muchos de ellos suelen contestar “Prefiero no saberlo porque sería uno de los ejemplos de fracaso escolar” pero no se plantean ante la pregunta si son felices o no, que es lo que siempre pedimos para nuestros hijos ¿Por qué crees que puede ser esto? 

 A la hora de reconocer la particularidad de poseer AA.CC. solemos caer de manera frecuente en bastantes contradicciones, como la de por un lado intentar naturalizarlo para nuestr@s hij@s, pero por otro lado, no saber cómo abordarlo desde una perspectiva individual y social. En mi opinión, desde una perspectiva más individual (del propio reconocimiento) es importante ir superando todas estas barreras, no sólo por conseguir un desarrollo personal óptimo, sino también para proporcionar un modelo adecuado para el/la niño/a. Por lo tanto, si por un lado les estamos diciendo que no deben avergonzarse de ser y sentir de manera distinta y que hay que naturalizar la diferencia y por otro lado, nos cuesta hablar en primera persona y reconocernos delante de ell@s, no van a tardar en detectar esta contradicción. Recordemos que educamos de manera mucho más profunda a través de nuestras actitudes y comportamientos, que a través de nuestras palabras.
Y desde una perspectiva más social, desde luego lo comprendo muchísimo más: es duro en ocasiones tener que enfrentarse constantemente a un mundo que parece no querer aceptar y reconocer  que la normalidad es diversa, no homogénea. Pero este hecho no debería frenarnos en absoluto, al contrario: es nuestro gran reto. Cambiar esa perspectiva del mundo.

 - ¿Piensas qué el que el padre o la madre de un niño superdotado lo sea también, puede ayudar al niño o niña, ya que se supone que lo entendería mejor, o al contrario, al tener características similares, esa sensibilidad le hará “sufrir” mucho más lo que pueda “sentir” su hijo/a?

Ese es uno de los motivos fundamentales por los que se hace necesario reconocer la propia superdotación. Y a partir de ahí, empezar a tomar conciencia de la necesidad de aprender a autoconocerse y autogestionarse. Una misma característica no debe ser entendida como una virtud o como un defecto en sí mismo, sino que sobre este tipo de cuestiones va a mediar la forma en la que aprovechemos (o desaprovechemos) dicha característica. Me gusta poner un ejemplo sobre mí misma: la persistencia en aquello que considero justo. Esta característica puede describirse como que soy una persona cabezona a la hora de debatir conmigo determinados temas, o puede describirse como que soy una persona tenaz que lucha por lo que cree y no se rinde a la primera de cambio. Quizá de eso se trata cuando hablamos de esa capacidad de sentir de manera más intensa: podemos dejarnos llevar por el sufrimiento, o por contra, podemos aprovechar esa capacidad para desarrollar una mayor empatía hacia nuestr@s hij@s y servirles como apoyo ante las dificultades, sin solucionar sus propios problemas, pero sí ser ese soporte que necesitan para afrontarlos de manera más adecuada para su desarrollo.



- ¿Crees que, por su manera de ser, una persona superdotada lo tiene más fácil o más difícil para ser feliz? O esto es algo que no tiene que ver con las Altas Capacidades. Te lo pregunto porque muchas veces se comenta que “si estos niños son superdotados sabrán como gestionar todo en su vida para salir adelante, incluso sus emociones”, pero también escuchamos que hay adultos con problemas emocionales, depresiones, ansiedad, etc que descubren que esto es por su “manera diferente de ver la vida” y porque nadie les “descubrió” un día que en realidad tenían una manera diferente de sentir debido a su superdotación.

Lo cierto es que sabemos que hay una mayor probabilidad de padecer problemas relacionados con el estado de ánimo, tales como depresión o ansiedad, en diversos grados. Y especialmente lo más llamativo suele ser que salen a flote a edades en las que ese tipo de preocupaciones no deberían existir, como en la preadolescencia o adolescencia. De ahí que resulte tan importante una detección temprana, sin preocuparse tanto de si luego esa condición se mantendrá o se igualará con respecto a su grupo de iguales (la experiencia nos demuestra que esto último no suele ser lo usual). Recordemos que lo importante no es obtener un número o CI, ni de que aprendan más a edades tempranas, sino efectivamente, que el hecho de percatarnos de las AA.CC. en la infancia sirva para fomentar el interés por hacer que su desarrollo intelectual y emocional sea pleno como lo que son: NIÑOS Y NIÑAS.
A parte, pienso que se puede tener la posibilidad de disfrutar de la vida también con mucha mayor intensidad, aunque quizá habría que redefinir el propio concepto de felicidad. Es más bien un estado de búsqueda de equilibrio, de aprender a responder progresivamente a las vicisitudes de la vida con la cabeza alta, de reconocer que no todo nace de un@ mism@, pero sí que resulta determinante la actitud por la que finalmente elegimos optar... y de manera especial, mantener siempre esa ventana abierta para no dejar pasar de largo la oportunidad de disfrutar de lo verdaderamente importante de la vida.

- Supongo que todo esto tiene que ver con la creación en Asturias de esa asociación de la que formas parte. Cómo y por qué surgió la idea de crear un grupo de apoyo a adultos como GTA y cuales son vuestros objetivos.


La idea fundamental de la que surgió G.T.A. fue precisamente la de creer que las AA.CC. no es una cuestión que repercuta solamente durante el desarrollo en la infancia, sino que es una condición que acompaña a lo largo de todo el ciclo vital. Una fuente de inspiración bastante grande fue la lectura de “El Elemento”, de sir Ken Robinson, especialmente a la hora de exponer que en cualquier momento de nuestra vida y en cualquier edad podemos hallar aquello que nos hace felices, para lo que nos sentimos no solo capaces, sino además con el talento suficiente como para desarrollarlo tanto en nuestro propio beneficio, como en pro de los demás. De hecho, las inquietudes, la necesidad de seguir profundizando en el conocimiento, de ir más allá de los patrones establecidos socialmente, se sigue manteniendo a lo largo de nuestra vida... así qué ¿por qué no aprovecharlo? Desde G.T.A. nos apetece muchísimo trabajar para fomentar una cultura basada en la colaboración entre tod@s  nosotr@s, en ir “tod@s a una”, donde tienen cabida diversidad de opiniones o visiones acerca del mundo, pero nunca desde una perspectiva competitiva en la que siempre habrá quien gane y quien pierda. Estamos siempre abiertas a  la cooperación con otras organizaciones sin ánimo de lucro, colaborar con diversidad de profesionales y en definitiva, está abierta a todas aquellas personas o entidades que tengan interés en conocer y fomentar el conocimiento de qué es la alta capacidad, alejándonos de prejuicios. La perspectiva de la que partimos es la de unir, no separar. Por lo tanto, como digo, cualquier persona con interés en las AA.CC. con independencia de su edad, será bien recibida. De hecho esta es una cuestión que incluso consideramos importante considerar en nuestros estatutos. Lo cierto es que los grupos de apoyo para personas adultas está funcionando exitosamente desde hace unos meses tanto en su modalidad presencial , como online. Esta última permite además una participación más amplia, no sólo para personas residentes en Asturias. Si me lo permites, si alguien estuviera interesado, será atendido amablemente por Ana Celada, nuestra coach particular:  gruposapoyogtaadultos@gmail.com


No solo te lo permito sino que además enlazo aquí vuestro blog para quien pudiera estar interesado:

 TWITTER: @gtadeaacc
CORREO: gtadeaacc@gmail.com
  


 Y como dije al principio los otros en los que participas tú, tanto de manera particular como colaboradora:





Como siempre ha sido un placer leerte y aprender de ti, muchísimas gracias por aceptar colaborar en esta entrevista.




Espero que a los demás también os haya resultado interesante y nos ayude a pensar por qué es bueno que nuestr@s  hij@s sean identificad@s para poder intentar aprender a ayudarles a crecer como personas lo más sanamente emocionales posible.


12 comentarios:

  1. Muy interesante todo lo que cuenta. Te hace pensar mucho.

    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado José. Gracias

      Eliminar
  2. Interesante y muy cierto lo que dice. Tengo a mi hijo que es una fotocopia de su padre y ahora se esta dando cuenta mi marido, que su hijo es igual que el y por tanto sabe como va a actuar. Eso ayuda, el no a querido nunca hacer un test porque dice que si lo hace y sale que es "tonto", jajajajaja. Ahora con cuarenta y tantos a encontrado su vocación y esta entendiendo muchas cosas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaja...ese temor a resultar "tonto" creo que también podría entrar en alguna de las respuestas ;)
      Un abrazo Laura

      Eliminar
    2. Fíjate que sí, Esteli... perfectamente eso podría estar en alguna de las respuestas. De hecho lo que sí es más frecuente encontrarse en la edad adulta es ese "miedo a evaluarse"... porque ¿y si resulta que lo que sale es que soy "tont@"?
      ¡¡Un abrazo a las 2!! <3

      Eliminar
    3. ¿por qué tendremos tanto miedo a que nos digan que somos tontos a nuestra edad??? Seguiríamos siendo los mismos, con más o menos CI, a nuestra edad sólo sería una manera más de conocernos mejor y de entendernos como dices. De todas formas al marido de Laura no le hacen falta test al verse reflejado en su hijo...
      Yo no los hago por el dinero, pero la verdad que de hacerlos se lo haría antes a mi señor esposo también ;)

      Eliminar
    4. Uy yo ya os digo que yo no lo soy, ni de lejos, jajajajaja mas quisiera yo pero mi marido dice que como todo el mundo a el lo da por muy inteligente le da miedo que un test le haga quedar por "tonto". A mi me gustaría que lo hiciera por curiosidad y por reafirmar lo que yo ya tengo muy claro que es lo muy inteligente que es mi marido. Y como bien dices Estelita primero que no le hace falta porque mi hijo es calcado a su padre y segundo que a estas edades te de miedo que te digan tonto tiene guasa. :)))

      Eliminar
  3. Me hace gracia, porque de hecho yo también tengo un poco de miedo a hacerme un test, aunque una psicopedagoga afirmó mis altas capacidades cuando tenía 5 años... Ese miedo a ser evaluada o quedar como tonta sigue y seguirá ahí :S
    Me ha parecido muy curioso este artículo, porque mi madre siempre ha tenido sospechas de ser superdotada. Se ve que cuando empezó a trabajar, para seleccionar a la gente les hicieron un test psicológico, y entre más de 500 personas ella fue seleccionada la primera directamente, cuando sus compañeros tuvieron que pasar por un montón de pruebas y prácticas más... Y la verdad siempre me dice "eres como yo cuando era joven". En fin, supongo que es posible, ¿no?
    De todos modos, gracias por compartir el artículo, ha sido muy interesante pues sólo tengo la visión de las altas capacidades en niños y me ha parecido muy curioso apreciarlo en adultos. :D

    ResponderEliminar
  4. Pues hace apenas 3 semanas yo si me atreví a hacer un test, la misma psicóloga que hacia un seguimiento a mi hijo me ofreció pasarlo y se confirmaron mis sospechas. Mi hijo tiene 8 años y desde los 4 tiene diagnosticadas las AC. Desde entonces he leído muchos artículos sobre el tema y en todos ellos me he visto reflejada, además de verme en un espejo de mi hijo. Así que a mis 35 años descubro que tengo altas capacidades y mi primera reacción fue de alivio. Alivio por efectivamente no ser "tonta", pero sobre todo alivio por ver que eso da la explicación a muchas cosas en mi vida. Sin embargo al día siguiente de conocer ese resultado y según pasan los días mi perspectiva va cambiando.... No dejo de pensar que soy un "bicho raro" que nunca encajaré por mi condición. Por un lado, el alto nivel de exigencia y perfeccionismo que me caracteriza me ha llevado al éxito profesional por mi gran implicación en cada proyecto en el que me he involucrado. Pero por otro lado, ese mismo nivel de exigencia y perfeccionismo (en el ámbito laboral) me ha llevado a tener muchos enemigos (por envidias), desencuentros y especialmente grandes decepciones con personas a las que quieres y haces daño. Acabo de descubrir que esas personas a las que quieres porque congenias perfectamente trabajando, están haciendo un gran sobreesfuerzo para seguir mi ritmo, para estar a mi nivel... Y yo nunca he sido consciente de ello! Ello me ha llevado a cuestionarme a mi misma: ¿cómo se hace para ser menos exigente? Y sobre todo ¿cómo poder pasar por alto los errores que te saltan a la vista como una alarma roja ruidosa y que los demás son incapaces de ver? A veces son pequeñas cosas muy sutiles, pero están ahí y sigo viéndolas y no puedo evitar rectificarlas para llegar a esa "perfección" que en raras ocasiones se alcanza. Yo creo que esto no puedo cambiarlo aunque quiera porque es algo inconsciente. En resumen, el descubrimiento de mi condición me ha aliviado pero también me está martirizando. Por eso ahora necesito mas que nunca conocerme: conocer todos estos aspectos de mi condición especial y sobre todo saber cómo gestionarlos con respecto a los demás, especialmente para salir de este conflicto emocional en el que me veo inmersa. Agradecería si alguien tiene alguna idea, sugerencia o recomendación, incluso compartir vuestra experiencia propia. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beatriz, no sé de donde eres pero puedes contactar sin problema con los grupos de trabajo y apoyo a las altas capacidades de Asturias. Trabajan en el ámbito provincial pero hacen cosas online y seguramente podrán orientarte. No lo dudes porque no tienes nada que perder y sino te interesa siempre puedes dejarlo pasar, pero por preguntar no pierdes nada como te digo ;) Aquí te dejo su página web, pero también puedes hacer por facebook o twitter si te resulta más cómodo.
      http://gtadealtascapacidades.webnode.es/
      El paso para empezar a conocerte ya lo has dado, imagino que todas esas cosas que te confunden se irán aclarando poco a poco, de hecho esas confusiones que tienes forman parte de ese conocimiento y cambio. Un abrazo :)

      Eliminar
  5. Muchísimas gracias Estelita. Soy de Barcelona pero miraré este grupo que me recomiendas. Felicidades por tu blog, me encanta! Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Beatriz. Mira su blog porque comparten experiencias de diferentes personas en la misma situación que tú o parecida, creo que te gustará.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...