jueves, 17 de octubre de 2013

Mi sistema educativo

He tardado en escribir (aunque quiero regresar porque me ayuda a reflexionar con mil cosas), porque hemos estado un poco ocupados, por un lado con la asociación, pero por otro y más importante por la educación del peque en este caso.
Como os dije a principio de curso ya nos trajo una nota sobre su comportamiento en inglés y a las dos semanas más o menos volvió con otra, pero esta vez su maestra nos pedía hablar con nosotros y en ello estamos cada semana.

La verdad que ha sido estupenda, nos dijo que prefería empezar desde el principio antes que pasarse todo el curso enviando notas, y de paso así sabía también si los padres estábamos por la labor de colaborar o pasábamos de todo, que de todo hay. Como he dicho mil veces, creo que ESTO es la educación que vale, padres y maestros unidos por intentar hacerlo lo mejor posible, con nuestros aciertos y errores pero colaborando. Ella nos reconoció que uno de esos días llegó a casa y no sabía qué pensar ya sobre la actitud del niño, nosotros la entendemos pero me pareció fenomenal que lo "¿reconociera?", no sé si es esa la palabra exacta. Pero ha tenido un par de ideas que a nosotros nos han gustado y en ello estamos.
Cada semana en la hora de tutoría nos reunimos con ella para ver como ha sido la semana. Mi hijo, al terminar cada clase, escribe una reflexión personal sobre lo que ha hecho, lo que le ha gustado, lo que no...o eso debería de hacer. Ambos, profe y padres, le hemos dicho que es algo difícil pero que nos servirá a todos, principalmente a él. Primero él nos da su versión y después la maestra nos cuenta la suya y, el primer día, descubrimos una mentira a medias de mi hijo, porque primero nos contó una versión a nosotros y al jefe de estudios (por otro caso, no de la clase de inglés) y allí nos contó la verdad simplemente con preguntarle. Siempre, y cuando digo siempre, es siempre, le hemos dicho que diga la verdad, que recibirá menos castigo si es sincero que si descubrimos una mentira, y que si miente perderemos la confianza en él y luego vendrán más problemas. Esta vez, al ver que estábamos de acuerdo maestra y padres delante de él, parece que entendió, aceptó y yo diría que incluso le gustó esa "atención prestada". Así que la primera semana fue bien, pero tuvimos otro pequeño inconveniente en Educación Física, así que también fuimos a hablar con su profe que encontramos por casualidad a la salida. Estuvimos preguntando que era lo que había pasado y nos habló muy claro también, reconoció de igual modo que había cosas que no entendía o le descolocaban un poco, (cosa que me parece genial, porque eso significa que están intentando entender ya, aunque quizá ellos piensen otras cosas. La verdad, quizá me gustaría leer a escondidas si ellos escribiesen lo que piensan realmente así como hago yo...o igual no, ¿quién sabe?) que en esta ocasión al final hubo dos culpables pero mi hijo tiene que aprender a no tomarse la justicia por su mano, tiene muy poca paciencia y ya sabéis de siempre que si algo "le parece injusto a él" no lo soporta. Eso es algo que tenemos que trabajar, su paciencia, su saber controlarse y saber dejar un poco de lado a los demás. Esto le pasaba al mayor, siempre hay niños más "picoteros" de esos que molestan por molestar y ellos aguantan muy poquito, no quiero decir que esto tenga que ver con sus AC, puede ser simplemente por su carácter, así que yo siempre les decía que tenían que aguantarse porque si ellos veían que con nada les molestaban iban a ir siempre a por ellos que son los que "reaccionan" y que al principio sería difícil porque intentarían "chincharles" más pero si conseguían resistir, una vez que se dieran cuenta de que no había reacción por su parte les dejarían en paz. El mayor más o menos lo consiguió, digo más o menos porque a veces viene con sus enfados por cosas así, pero al peque le cuesta mucho más porque es más impulsivo. No lo justifico, sé cual es el problema, me falta conseguir solucionarlo, pero espero con ayuda de estos maestros que este año parecen estar muy por la labor conseguirlo. Al menos ahora sabemos lo que pasa en el cole y allí lo que pasa en casa, con lo que hay más coordinación y he visto a todos los maestros que le dan clase como más unidos y con las mismas ideas y objetivos con lo que creo que esto es Mi sistema educativo, ese del que tantas veces hablé, en el que los que lo forman son padres, maestros y alumnos, ese que es difícil, que puede salir mejor o peor, pero en el que al menos todas las partes lo intentan.

También tuvimos otra reunión (está claro que en estos momentos se podría decir que es una suerte no tener trabajo, no queda otra que buscar lo ¿positivo?) con los otros padres de alumnos diagnosticados en el cole, sus tutores, el equipo directivo y el departamento de orientación. Algo que no se suele hacer y que una vez más agradecí al centro de mi hijo. Nos informaron un poco de sus objetivos en general con nuestros hijos y después lo harán individualmente. Parece que quieren hacer las cosas bien, así que no tenemos problema en principio en esperar a que se organicen del todo todavía, el jefe de estudios es nuevo (ya era tutor años atrás pero este curso comenzó su cargo) y la orientadora también ha llegado nueva, así que es normal que se necesite un poco de tiempo.
Se hablaron muchas cosas, una de las que me llamó la atención fue que se nos pidió que confiásemos en la profesionalidad de los maestros. Yo creo que ahí, en parte se equivocan, al menos en lo que a mi respecta, me explico.
Partimos de la base de que también es cierto que no todos los profesores son de lo mejor, pensemos en nosotros como alumnos y seguro que absolutamente todos recordamos haber tenido maestros o profesores que habrían sobrado totalmente en nuestras vidas, pero yo no dudo de la profesionalidad de los maestros en general, es más, muchos me habéis leído defenderlos, pero sí creo que no están todo lo preparados que necesitan para esto y no creo que eso sea dudar de ellos, es más, para mi me están demostrando muchísimo con todo lo que están haciendo e intentando por eso pienso que necesitan orientación para esas cosas que también se les "escapan", y por otro lado y eso lo dije allí también, creo que los maestros también deberían confiar en los padres. Igual que hay de todo en su lado hay de todo en nuestro lado y muchas veces cuando un padre se queja o les habla de una preocupación, no es tontería, ni es porque no se entere, ni es por capricho porque su niño sea más...cualquier cosa mejor. Si mi hijo en el colegio no da problemas pero llega a casa llorando desconsoladamente porque no puede con el aburrimiento que ha pasado ese día en clase, pienso que ellos en mi lugar también se preocuparían, habría que ver si lo hace por llamar la atención en casa, o si  es que en el cole no se atreve y desahoga en casa,o.....

Pero bueno, en general estoy contenta, creo que esto va por buen camino y espero hacer mi parte lo mejor posible y también espero que mi hijo vaya sacando lo mejor de sí y al tiempo aprendiendo a controlar un poco sus impulsos porque vivimos en una sociedad en la que todos tenemos que poner un poquito de nuestra parte por lo menos para que exista respeto, ahora ya va siendo más mayor y aunque tiene que seguir disfrutando y siendo feliz que es lo primero por supuesto, también tiene que aprender a "crecer".

Y para terminar una última reflexión que creo que nos sirve a tod@s, padres y maestros:

"Cuando un niño resulta problemático SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE es por una razón"


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...